octubre 07, 2008

El Post It

El Post It es aquel personaje que aparece y desaparece de la vida de uno a una velocidad casi imperceptible para el ojo humano. Se distingue por llegar con energía, hiperactividad, abriendo puertas y proponiendo planes de forma agotadora e inexplicable. El Post It suele sentirse cómodo en ambientes novedosos. Es extrovertido, y le sobra carisma y simpatía para ganarse al personal. Su aparición en nuestras vidas puede tener mil y una causas, que paso a comentar a continuación,
  • Necesidad de renovarse. El ser humano se aburre pronto, sobretodo en algunos casos. Renovar el círculo de amistades puede ser visto como una salida a la rutina. "Me encanta conocer gente nueva". Sin implicarse, como un polvo rápido y desprovisto de sentimiento.
Desprendimiento más probable : La aparición del aburrimiento.

  • Ruptura reciente de una relación. Hay quien reacciona a las rupturas con una explosión interna. La mejor manera de superar una ruptura puede ser haciendo nuevas amistades. Si puedo superarlo en 5 días, ¿para qué esperar 5 meses? El Post It elige un grupo nuevo con 3 motivos: Evitar el roce con personas que le recuerden a su ex, pasárselo bien y tantear el terreno para una nueva relación. Un 3 en 1.
Desprendimiento más probable : La aparición de una pareja.

  • Acumulación. Hay un fenómeno asombroso en la sociedad actual, que es el de acumular amigos. Las agendas y listas de contactos interminables son un tesoro cada vez más cotizado. El Post It puede ser Post It de 300 personas con tal de contar batallas con 300 amigos. Tener muchos amigos mola. Y punto.
Desprendimiento más probable : Que 300 le parezcan muy pocos.

Paso a comentar un caso que me apasiona, que es el encuentro de dos Post It. Tal acontecimiento representa una de las situaciones más sinceras que puedan darse en el inabordable zoológico humano. Cuando dos Post it se conocen, ninguno de ellos espera nada que no vaya a recibir. La relación acabará con la misma normalidad con la que empezó y, es probable que, tras mucho tiempo, se encuentren por la calle y reaccionen con la naturalidad de los más grandes.

"¡Cuánto tiempo, tío! ¡Precisamente ayer me acordé de tí! Se lo comenté a Gemma en el desayuno. ¿Que será de Cristóbal?"
-Lo mejor es la despedida-. "Tío, dame tu móvil, que hace poco se me borró toda la agenda y perdí el tuyo. Te veo genial, de verdad. A ver si nos llamamos y quedamos un día. Venga, tío. Cuídate. Hablamos, ¿eh?" Y cada uno por su lado. Y sin problemas.

Conclusión

Si aprendéis a reconocer a un Post It, os evitaréis el disgusto de esperar demasiado del citado personaje, y os limitaréis a disfrutar de su breve compañía. Yo, personalmente, tengo mucho cariño por los Post It. Tienen una versatilidad envidiable, y acostumbran a ser gente intensa y fácil en el trato. Si os cruzáis con uno, aprovechad la situación, pasadlo en grande con él, y no os disgustéis si se desprende. No todo el mundo llega para quedarse, pero ello no significa que no merezca la pena. Unos días de diversión bien pueden merecer la pena.

PD. Tal vez, tu y yo hemos sido un Post It para alguien en alguna ocasión. ¿No te parece magnífico?

3 comentarios:

Héctor dijo...

Sí, lo reconozco. He sido un amigo Post It. Y he tenido amigos Post It. Sólo me faltaban las herramientas para reconocerlos. Gracias Ángel, espero que sigas con tu clasificación, seguro que aún quedan los mejores....

Un brazo.

Tere dijo...

Y quien no ha tenido un Post It en su vida? ;P
Un beso.

Brauls dijo...

Me ha encantado la conversación-tipo de los dos post it que se encuentran. Absolutamente representativa. Supongo que el encuentro va acompañado de unas buenas palmadas en la espalda ¿no?